SOMOS MUCHAS

Y es que a veces una es muchas.
Y si no, prueba a jugar con tu nombre y verás cómo las encuentras... por lo menos a algunas. Yo abrí ayer el diccionario y tropecé con unas cuantas, y eso que no las estaba buscando.
  • Isabel Egaña: es esa que se despierta por las mañanas con los ojos pitañosos. No se parece mucho a mí. A veces es arisca. O si se parece, suele ser muy modorra.
  • Isabel Aser vive en una gran ciudad llena de rascacielos donde siempre es de noche. Lucha contra el crimen organizado, pero no está a las órdenes de nadie. Es un oficio que no da para comer, y las superhéroas también comen, así que algunas veces se convierte en Isabel Átex. Y, si el cliente lo pide y paga bien, puede ser también Isabel Átigo.
  • Isabel Aurel es la oronda cocinera que disfruta entre pucheros humeantes las tardes de invierno. Mmm, qué ricas patatas con chorizo hace.
  • Isabel Atina sale en el vídeo de un rapero negro y enorme. Lleva un trikini dorado y un abrigo de piel de conejo color canela. Se contonea subida al respaldo del asiento de cuero blanco de un descapotable negro. Un día dará el salto, depurará su estilo y grabará su propio disco que, por supuesto, dará mil vueltas al del rapero hortera del videoclip.
  • Isabel Uga es una enorrrme ballena. Su única peocupación es comer plácton todo el día y mantenerse en la franja donde el agua no está ni demasiado fría ni demasiado caliente. Me la encuentro muchas tardes de verano.
  • Isabel Una va en su coche rumbo a cualquier sitio concreto. No tiene prisa, pero va con el tiempo justo, si le sobra ya se tomará un café. Vuelve a casa cansada y satisfecha. Aunque cada 28 días pierde el rumbo...
  • Isabel Aica es miliciana, aunque no le gusta ver arder retablos. Cuando duerme, en el frío de la trinchera, sueña con Isabel Anza, que tiene el pelo enmarañado y viste con pieles, no habla, solo gruñe.
  • Isabel Eo se quedó en la biblioteca del barrio Belén, pero a veces me la encuentro. Puede que volvamos a ser muy amigas.
  • A Isabel Ienzo la veo cuando salgo de la ducha con la cara bien limpia y me doy crema hidratante. Una vez me hice una limpieza de cutis y estuvo conmigo un par de días.
  • Isabel Icor no me termina de caer bien. Al principio me recuerda a Isabel Ocuaz, pero enseguida se transforma en Isabel Apa y ya no hay quien la aguante. El otro día me la crucé en las casetas, pero conseguí darle esquinazo.
  • Isabel Ujo es muy amiga de Eugenia, pero mucho más fina y más discreta. Pasa el verano en un yate ni muy grande ni muy pequeño, y no se entera nadie. Bebe vino blanco y come marisco, nada más. A veces le acompaña Isabel Oro, que hace lo mismo pero lo parla todo.
  • Isabel Ucero era la nieta que soñaba mi abuelo.
  • Isabel Umbre es una narradora natural que no sabe que lo es. Despierta a Isabel Oba y a Isabel Yenda, y juntas recorren caminos ancestrales. Aunque ésta ultima se suele quedar rezagada por las cunetas.
  • A Isabel Imbo hace mucho tiempo que no la veo, creo que se quedó en una playa de arenas muy blancas y gentes muy negras.
  • Isabel Ío se empeña en ponerlo todo difícil. Viene mucho a verme.
  • Isabel Ija e Isabel Imón suelen ir de la mano, aunque la segunda es un poco más divertida que la primera. También pasan largas temporadas conmigo.
  • A Isabel Uz todavía no la conozco personalmente, aunque me han hablado de ella.

Y como no quiero que Isabel Ata se presente aquí ahora mismo, os invito a abrir el diccionario y ver qué os encontráis por ahí dentro...

Comentarios

Provincianas ha dicho que…
Claro, q bonito, teniendo un nombre que termina en L está fácil encontrarse a tanta gente por ahi...
Anónimo ha dicho que…
Te has olvidado de Isabel Corre, jejejeje.
Provinciana ha dicho que…
Isabel corre, Isabel vuela :)

Entradas populares de este blog

Yo desnuda gano mucho.

Celebremos, que se cumplen 10.

A veces uno se enamora...