Entradas

Mostrando entradas de julio, 2010

Facilito, resultón y bien rico.

Imagen
Llevar el postre siempre es muy socorrido. Si además es sencillo de hacer y gusta a todo el mundo, el éxito está asegurado.
Mañana tenemos comilona con la pandilla de la Vitoria, mira que yo soy muy de mi barrio, pero hay que reconocer que estos chicos son de lo más animao. Son como los hobbits pero en vez de cantar alegres canciones gritan, gritan sin más. Pueden llegar a resultar molestos, pero cuando te acostumbras son divertidos a morir.
30 personas son muchas para dar de comer, pero Pequeño Carli, un grande de la Vitoria, se crece en las multitudes y es capaz de cocinar para todos con mucho amor y resultados más que aceptables. Cuenta con brillantes pinches de cocina y, si hay fuego de por medio, la polémica está asegurada.
De la furgoneta de los Chirus (de los Chirus de toda la vida) dan en salir cubos y tablones que, por arte de birle-birloque, se transforman en una mesa digna de una boda. Vajilla y cubertería de chichinabo y el vermú está servido: martini con aceituna y cerve…