jueves, 27 de septiembre de 2007

Por fin Martín

Me desperté a la misma hora que nací, puede que un poco antes, no sabría decir. Creo que tenía las vías respiratorias obstruidas, casi no podía respirar.

Pero no llegué a angustiarme, enseguida se disipó la congestión. Me mantuve un rato despierta, no se si 3 minutos, 8, o 20, y me volví a dormir plácidamente al calor de unos brazos amorosos.
La mía debió de ser una llegada al mundo dulce, como mi despertar ésta mañana.

Espero que la tuya también lo haya sido, bienvenido Martín. Ahora descansa otro rato, te espera una vida entera.



Las Pestañas de Penélope


Puedes dormir tranquila hermana, a Penélope le han quitado sus pestañas.
Si, a la Pe le han prohibido usar el rimel ese telescópico que alargaba los pelos de sus párpados hasta el infinito y más allá. Y no es ninguna tontería, no; algunas estábamos preocupadas por el daño irreparable que esas colosales pestañas pudieran causar en la capa de ozono.
Pues si, las autoridades pertinentes han tomado cartas en el asunto y han prohibido el anuncio (aunque por otros motivos). Bien por las autoridades. Una amenaza menos para nuestra débil capa de ozono.
Eh, y que no se diga que en éste blog no se tratan temas serios. Para muestra, una pestaña.

martes, 25 de septiembre de 2007

Pero quéseeesto chaaacho

Pero qué invento es esto chaaacho, ¿lo habéis visto alguna vez?, semejante cochinada jaaaaa.
Un enorme mojón blanco, con lacasitos y cacahuetes, lo tapan y lo meten en un cacharro que hace migas y lo revuelve todo... madre de diosss. Y por si aun te quedan ganas de hincarle el diente, le ponen un cucharote de plástico que, por el lado de lo que viene a ser cuchara, el cuenquillo, parece como pa tomar jarabe espectorante... pero por el otro lado aun es peor, parece un enema... ufff. Y ¡¡¡encima en el bote aparece un atleta superfeliz dando brincos!!!, como pa andar dando brincos después de comerte ESO. Madre de diosss, madre de dios.
Dice Cali que se expulsa rápido... Yo no veo la hora de que salga de mi organismo pero YA. Seguro que tiene enganchina (eso que llevan los donetes y los doritos y hace que quieras más y más, ¿sabéis de qué os hablo verdaaa?) y, aunque sea una ascazo, dentro dos días me muero por comerme otro mcfurris de esos.
¿Qué no es pa tanto?, hacedme caso, he visto como a mi amiga se le ponían las pupilas con forma del molondroño ese después de comerse un mcmenú. Y sus familiares han perdido el culo por conseguírselo sin rechistar... eso es que el mono es de los chungos, de los chungos chungos. Y yo, tonta de mi, que a to me tengo que enganchar, he dicho "mmm, creo que yo también tomaré un poco de essso"
Y que el Plan Nacional sobre Drogas no tome cartas en el asunto... y que Mercedes Milá no haga campaña en contra... amos, hombrepordiosss.
Conste que me ha sabido tan rico, pero jaaaa, esta noche ceno fibra.

lunes, 24 de septiembre de 2007

CUMPLEAÑOS FELIZ

Ha llegado la gran semana, los astros se confabulan sobre nuestras testas para honrarnos... y nosotras sin tiempo para celebrarlo, me cachis en los mengues.

De pequeña leí un libro que se llamaba El árbol de los deseos. Por aquel entonces no me creía nada de lo que dicen los cuentos, aun no me había dado tiempo a comprobar que, si sabes mirar, cuentan mucha más verdad de lo que parece.
El caso es que esa historia aseguraba que, si la noche antes de tu cumpleaños le das la vuelta a la almohada antes de quedarte dormida, y a la mañana siguiente te levantas con el pie contrario al que acostumbras, pueden sucederte cosas maravillosas.
Tenía unos 8 o 9 años cuando lo leí. Desde entonces cada cumpleaños repito el ritual, y creo que, por fin, éste año le encuentro cierto sentido, y eso que no lo andaba buscando.
Algunos cumpleaños han sido asombrosos. No se si es tanto como maravillosos.
Que los vuestros lo sean, cuando quiera que sean.

domingo, 23 de septiembre de 2007

Qué coño con el otoño


Era hoy cuando empezaba ¿no? No me hago a la idea, todavía ésta mañana he desayunado en la calle con el solecito calentándome la espalda, mmmm.


Pues eso, para celebrarlo estreno alfombra abrigadica en mi pequeño gran salón. Da mucho gustito y, por extraño que parezca, me recordará el verano en las playas del sur durante los días de invierno a orillas del Duero. Pisarla descalza es como pasear por la playa, pero sin migas.


Bueno, sin migas de momento, ya he dicho que la estreno hoy. ¡Venid a probarla antes de que sea tarde cabrones!, y dejad de coger olas, loar a Elvis, comer gofres, jugar al futbol, o lo que sea que estéis haciendo, que se me va a oxidar la paellera coñe.
Besicos otoñales desde mi alfombra voladora.

miércoles, 19 de septiembre de 2007

Miss Laca Adolescente

Qué buen rato amiguitos, me duelen las orejas de estar casi dos horas con una sonrisa leve pero mantenida. Gracias por la recomendación Alfonso.

Al ir a comprar la entrada, el taquillero (que, por cierto Sara, está mucho mejor calvo que con peluquín) me ha advertido de que estaría sola en la sala... A mi no me importa. Si fuera una peli de agua con pelos otro gallo cantaría, pero a ver esas siempre voy acompañada.

No esperéis gran cosa, la peli es simple pero encantadora, como el mecanismo de un botijo. Justo lo que andaba buscando al salir de mi encierro en la torre en la que me encuentro recluida 8 horas al día, hasta el 3 de octubre.

En fin, yo también quisiera que todos los días fuesen el día de los negros. Salud y mucha laaacaaaa hermanos.

viernes, 14 de septiembre de 2007

ESTAMOS DE FERIAS

Qué días duros chatissss, cuantas decisiones...

¿Salgo hoy o mañana?, ¿o salgo hoy y mañana?
¿Casetas de arriba o casetas de abajo?, ¿a comer o a cenar?

¡Viva el vino!

martes, 11 de septiembre de 2007

¿Dónde estabas entonces?

¿Te acuerdas de dónde estabas cuando pasó?, seguro que si.
¿Qué estabas haciendo?, ¿pensaste que se iba a acabar el mundo?
¿Crees que el mundo es otro desde entonces?

SOMOS MUCHAS

Y es que a veces una es muchas.
Y si no, prueba a jugar con tu nombre y verás cómo las encuentras... por lo menos a algunas. Yo abrí ayer el diccionario y tropecé con unas cuantas, y eso que no las estaba buscando.
  • Isabel Egaña: es esa que se despierta por las mañanas con los ojos pitañosos. No se parece mucho a mí. A veces es arisca. O si se parece, suele ser muy modorra.
  • Isabel Aser vive en una gran ciudad llena de rascacielos donde siempre es de noche. Lucha contra el crimen organizado, pero no está a las órdenes de nadie. Es un oficio que no da para comer, y las superhéroas también comen, así que algunas veces se convierte en Isabel Átex. Y, si el cliente lo pide y paga bien, puede ser también Isabel Átigo.
  • Isabel Aurel es la oronda cocinera que disfruta entre pucheros humeantes las tardes de invierno. Mmm, qué ricas patatas con chorizo hace.
  • Isabel Atina sale en el vídeo de un rapero negro y enorme. Lleva un trikini dorado y un abrigo de piel de conejo color canela. Se contonea subida al respaldo del asiento de cuero blanco de un descapotable negro. Un día dará el salto, depurará su estilo y grabará su propio disco que, por supuesto, dará mil vueltas al del rapero hortera del videoclip.
  • Isabel Uga es una enorrrme ballena. Su única peocupación es comer plácton todo el día y mantenerse en la franja donde el agua no está ni demasiado fría ni demasiado caliente. Me la encuentro muchas tardes de verano.
  • Isabel Una va en su coche rumbo a cualquier sitio concreto. No tiene prisa, pero va con el tiempo justo, si le sobra ya se tomará un café. Vuelve a casa cansada y satisfecha. Aunque cada 28 días pierde el rumbo...
  • Isabel Aica es miliciana, aunque no le gusta ver arder retablos. Cuando duerme, en el frío de la trinchera, sueña con Isabel Anza, que tiene el pelo enmarañado y viste con pieles, no habla, solo gruñe.
  • Isabel Eo se quedó en la biblioteca del barrio Belén, pero a veces me la encuentro. Puede que volvamos a ser muy amigas.
  • A Isabel Ienzo la veo cuando salgo de la ducha con la cara bien limpia y me doy crema hidratante. Una vez me hice una limpieza de cutis y estuvo conmigo un par de días.
  • Isabel Icor no me termina de caer bien. Al principio me recuerda a Isabel Ocuaz, pero enseguida se transforma en Isabel Apa y ya no hay quien la aguante. El otro día me la crucé en las casetas, pero conseguí darle esquinazo.
  • Isabel Ujo es muy amiga de Eugenia, pero mucho más fina y más discreta. Pasa el verano en un yate ni muy grande ni muy pequeño, y no se entera nadie. Bebe vino blanco y come marisco, nada más. A veces le acompaña Isabel Oro, que hace lo mismo pero lo parla todo.
  • Isabel Ucero era la nieta que soñaba mi abuelo.
  • Isabel Umbre es una narradora natural que no sabe que lo es. Despierta a Isabel Oba y a Isabel Yenda, y juntas recorren caminos ancestrales. Aunque ésta ultima se suele quedar rezagada por las cunetas.
  • A Isabel Imbo hace mucho tiempo que no la veo, creo que se quedó en una playa de arenas muy blancas y gentes muy negras.
  • Isabel Ío se empeña en ponerlo todo difícil. Viene mucho a verme.
  • Isabel Ija e Isabel Imón suelen ir de la mano, aunque la segunda es un poco más divertida que la primera. También pasan largas temporadas conmigo.
  • A Isabel Uz todavía no la conozco personalmente, aunque me han hablado de ella.

Y como no quiero que Isabel Ata se presente aquí ahora mismo, os invito a abrir el diccionario y ver qué os encontráis por ahí dentro...

lunes, 10 de septiembre de 2007



Dicen los Tuaregs:
Cuando estés solo por la noche en el desierto, no digas qué silencio, dí no oigo.

Tengo una lucha...

  • Ya dura todo el verano, pero ahora que estoy más en casa, arrecia.

La tomateras del jardín están espléndidas;de todo lo que hemos plantado, lo mejor (aunque hay quién prefiere los frutos no comestibles).

Las fresas como puños se quedaron en devezencuandounafresillaraquíticaydescolorida. Los dorados melocotones, en un único y canijo hueso cubierto de pelo, que se sostuvo precariamente sobre su rama mientras soportaba los embistes de los pájaros vecinos. Los calabacines, no están malos, pero tienen unas formas imposibles y poco apetecibles . Y las berenjenas son bonitas... todavía no las he probado, es que da igual, no me gustan.

Pero los tomates, aisss, los tomates. Los hay de 2 clases, arrugaos y redondicos, y los dos están buenísimos: en salsa, gazpacho, en ensalada... Hay muchos, muchísimos, tantos que habrá que buscar el modo de conservarlos.

La pega es que hay que disputarselos con los topillos.

Si, gente de ciudad, los topillos existen. No son un invento del Norte de Castilla para llenar páginas en verano. El alcalde de Villalar no se ha vuelto loco. Y si no, preguntadle a mi marido y a sus trampas caseras, no dan abasto.

Y son listos, muy listos. No solo porque su existencia se reduzca a comer y chingar, chingar y comer, sin otra preocupación que decidir en qué orden; sino porque acechan tras la tomatera para arrebatarme los únicos frutos del huerto que me gustan. No se comerán las berenjenas, no , ni los calabacines esos alienígenas.

También son pacientes, saben esperar el momento justo para hincarle el diente a los tomates. Su única duda es "lo muerdo ya o antes chingo otro poco", y así todo el rato. No te creas que les gustan verdes, no, les gustan maduritos, como a tí.

Y ésta es mi lucha. Salgo al jardín. Me acerco a la tomatera. Mmmm, ese todavía está muy verde... aquél de allí más... Me pongo en cuclillas y muevo un poco las ramas... y entonces lo veo: no está maduro del todo, pero ya no es verde, tampoco amarillo... es... es... está casi en su punto, mañana estará buenísimo. Pero si espero, ellos llegarán antes. Si lo corto ahora tendrá menos sabor. ¿Espero?, ¿lo corto ya y que madure en la cocina?, ¿pruebo a hacer tomates verdes fritos?. Mira que da mucho coraje encontrarlo a la mañana siguiente en su punto y mordisqueao... si por lo menos se lo comiesen entero...

Y el caso es que alguno de vosotros y yo sabemos quién tiene la culpa de todos estos destrozos e incalculables pérdidas para el sector agropecuario de la región. Y no es precisamente la JCYL... Pero esa es otra historia que no me corresponde a mi contar.

jueves, 6 de septiembre de 2007

Algunas veces vienen a pasar largas temporadas a mi casa. Se sientan en mi sofá y fuman. Fuman mucho.

Hay quién dice que son solo dos. Yo a veces veo tres.

¿Las encuentras? Puede que esta tarde, cuando llegue a casa, ya estén allí.

Se os quiere. iza

LLAMANDO A TODOS LOS PÁJAROS DEL MUNDO



Ahí está, mi marido, comunicándose con los pájaros centroamericanos...
Os sitúo: Junio de 2007, 9 a.m. hora local. Costarrica, Bosque nuboso de la reserva de Monteverde.
Habíamos pasado dos horas de paseo mañanero por la reserva, guiados por un autóctono, que resultó ser devoto de no se qué virgen en agradecimiento a su condición de exalcoholico. Su dominio del bosque nos dejó flipados, y su visión de la naturaleza, sin llegar a ser mística, tenía un nosequé que, cuando menos, te dejaba inquieto. Además, nuestro grupo lo completaba una pareja de sevillano él, canaria ella supersupersupergraciosssssos (ella manicura francesa, él incómodo con su recién estrenada alianza bicolor).
Para comprender la estampa, unos breves apuntes acerca del carácter del costarricense y su entorno: además de ese acento extraño, que bien podría ser de gringo hablando español (la erre la pronuncian ere!!!), tienen un humor bastante ácido, y su juego con el turista va de la mirada por encima del hombro al agradecimiento. Resulta algo desconcertante, pero si entras al trapo y encajas las pullas con elegancia son muy divertidos.
Es importante añadir que, una de las peculiaridades del bosque nuboso (al menos resulta peculiar para quienes venimos del asfalto) es que provoca en los hombres (cuando digo hombre quiero decir hombre) efectos curiosos.
El más destacable es que les despierta al CAZADOR. Por esta razón pienso que es un buen lugar para llevarte a tu marido: podrás comprobar con qué tipo de cazador te has casado... Y es que, si bien todos los hombres llevan al cazador dentro, no todos los cazadores son iguales, no.
Es muy curioso ver cómo todos tratan de hacer ver que han pasado su infancia persiguiendo jabalíes para alimentar a su clan, que son capaces de distinguir perfectamente, como por instinto natural, qué raíces resultan nutritivas y cuales dañinas... Bueno, por eso digo que hay clases, hay quienes se jactan de seguir un rastro mejor que nadie, quienes poseen un conocimiento ancestral de las plantas que les otorga un cierto rango en la manada... Sería largo y tal vez tedioso de explicar, pero durante nuestros paseos por el bosque pude observar a muchos de estos cazadores con el instinto desatado, y apuesto a que algunos de ellos no habían pisado hasta entonces nada más natural que el césped en tepes de su jardín.
Para que os hagais una idea, si alguna vez habéis estado en eurodisney y habéis visto a un señor muy serio, todo digno él, pasearse con una gorra con orejas de Goofy, sin mostrar ni un ápice de vergüenza, sabéis más o menos de qué os hablo... Donde fueres haz lo que vieres; solo que ésta vez hay algo en el bosque que te desata el instinto...
El caso es que nuestro paseo mañanero por el bosque nuboso se convirtió en una patética lucha de machos entre el graciossíssssimo sevillano y nuestro chamán particular. Mientras el primero trataba de hacerse el experto en pájaros y pullas, el segundo conseguía darle el revolcón cada vez que lo consideraba oportuno. La esposa, la simpática canaria, miraba al guía con cara de "pobrecitotercermundistaquesetienequeganarlavidaconnuestraspropinas,
dejalequedesahoguesurabiaconmimarío". El esposo, el graciosssso sevillano sacaba pecho y se defendía como gato panzarriba esgrimiendo su sabiduría de canal odissea y national geografic.
¿Y qué hacíamos mi marido y yo?
Pues yo no perdía ripio del duelo de machos, abrazaba árboles imposibles de abarcar, miraba flipada las manadas de gringos que nos cruzábamos por el camino, escuchaba atónita los mil ruidos del bosque (no podéis imaginar cómo suena eso, un estruendo auténtico, si señor) sin ser capaz de identificar ni la mitad. Y me moría por un gallo pinto (desayuno tico a base de arroz y mil condimentos) con todo lo que cayese en el plato, porque había desayunado un café aguachinao a las 6 de la mañana y pronto los ruidos de mis tripas no me dejarían escuchar la llamada del Quetzal.
Quién si escuchaba la llamada era mi marido.
Vaya si la escuchaba. Resultó ser nada más y nada menos que el rasteador de la manada. Si señor. Estoy casada con EL RASTREADOR. Todos los clanes de la comarca se lo disputan.
Además de batirse en duelo con el graciossso sevillano, el guía había pasado la mañana desgranado sus conocimientos. Y Miguel, como una gallinita picando en el corral, no había desperdiciado ni uno. Ambos habían abierto sus canales de transmisión de conocimientos ancestrales, y cuando por fin nos quedamos solos en el bosque, Miguel empezó a emitir sonidos que nunca antes había oído salir de su cuerpo...
Él dice que el quetzal le contestaba... ya os he dicho que yo no era capaz de distinguir unos sonidos de otros. Y, además, seguía sin desayunar.
Bienvenida Sara, hoy me siento un poco menos sola en mi torre.

VOLVED TODAS! VAGAS!


Por fin me he enterado de cómo entrar en esto! es cuestión de tiempo customizar el tema y sacarle partido. Todas y todos los interesados: pedidle a Isa su contraseña y a bloggear.

Propongo, para empezar, una foto por cabeza de las vacaciones de cada uno. Yo me voy el 17, asín que todavía no tengo...isa, por Dios, intenta escanear esa en que Miguel cree que se comunica con los pájaros, si no llévamela un día y la escaneo yo.
Siento romper el glamour, pero ahí va el insigne escudo de mi apellido.

Personas! Manifestáos!

martes, 4 de septiembre de 2007

LAS HORAS MUERTAS


Madrugo.
Pa ná.
Abro el correo.
No hay ná.
Leo el periódico.
No dice ná.
Vuelvo a abrir el correo.
Que no hay ná.
Espero.
¿A qué?
Dar en tonto se le llama en mi pueblo a esto que me espera de aquí a un mes.
Con la cantidad de cosas que uno haría si tuviese tiempo... y cuando te sobra no sabes en qué ocuparlo. Y, a ciencia cierta, el mes que viene estaré protestando porque no tengo tiempo para nada. El tiempo, qué cosa.