domingo, 23 de abril de 2017

Olvida La Fabrica.



Nosotros nunca trabajamos en una fábrica. Alguna vez en algo parecido, pero nunca en la galletera o en la tornillera que era lo que tocaba allá arriba.
Pero ahora sí se trabajan 8 o 12 horas seguidas y, definitivamente, nos hemos convertido en puretas. Ya no recordamos cuando vimos Mamen la de Anticuerpos meando detrás de la puerta del Krater, y eso que lo rememoramos entre risas cientos de veces.


Nooooo, a mi padre no me gusta, no.

lunes, 17 de abril de 2017

Java

Y yo pensaba que Java era una isla, ya ves. Hasta que apareció en mi pantalla un día dando por el saco.
¿Quién eres?
¿Quién te envía?
¿Para qué coño sirves?
¿Desde cuando estás ahí?

Y, te presentas así, a estas horas, con un café humeante que no es para mí.



domingo, 16 de abril de 2017

Usos y costumbres de cama.

Duermo hecha un ovillo acostada sobre el lado derecho, en el lado derecho de la cama y muy pegada al borde del colchón. No lo hago sobre el izquierdo porque me da ardor de estómago y dolor de corazón. 
Sin embargo, amanezco cada día boca arriba con los brazos estirados sobre la cabeza y las piernas abiertas de par en par. 
Postergo la hora de irme a la cama, y eso que casi siempre es el mejor momento del día, a no ser que haya sido un día espléndido, cosa que pasa poco. 
Levantarme de la cama, por el contrario, me cuesta un triunfo da igual la hora que sea, yo no me quiero levantar. 

Resultado de imagen de el libro de las camas
Aprovecho para recomendarte este libro delicioso de Sylvia Plath, que era un tormento de mujer y me gusta mucho.

De joven soñaba con dormir abrazada a otro cuerpo, ahora me gusta dormir suelta y sola a poder ser. Bueno, venga, pero si me vas a abrazar, que sea por detrás. 
Mi cama no tiene cabecero porque hace 3 años lo arranqué a golpes en un ataque de furia difícilmente justificable. De aquello me queda una cicatriz muy fea en una pierna y una habitación que, según mi hermana, parece de un piso de alquiler. 
No quito el edredón hasta bien entrado el verano, y eso que la colcha fresca que mi madre me regaló es alegre y preciosa, una vez que la pongo luego ya no la quiero quitar. 
Hace años que me acostumbré a dormirme escuchando el larguero mientras hacía tiempo hasta que empezara hablar por hablar. Nunca llegaba despierta a tiempo, ahora me pongo podcast. 
No me levanto jamás a hacer pis o beber agua, aunque me muera de sed o me mee a reventar. 
Me gusta dormir con un cojín entre las piernas. Estoy dispuesta a compartir mi colchón y mi colcha, mi almohada jamás. No me gustan las almohadas de tejidos astronauticos de esos.
Necesito encajar la almohada justo entre el hombro y el cuello, eso hace que a veces a media noche me despierte con un dolor de oreja que no puedo soportar.  
Duermo con la boca herméticamente cerrada, si tengo mocos no puedo respirar.
Pocas cosas me quitan el sueño, rara vez recuerdo los sueños; pero me despierto cansada de tanto pensar. No es lo mismo pensar dormida que soñar. No señor, no lo es.

jueves, 6 de abril de 2017

Tulipanes del tiempo.

Veo florecer el tulipán en medio de la escarcha y me pregunto, ¿será solo cuestión de tiempo y es que ha llegado su hora? O acaso depende de las condiciones atmosféricas, y de lo que es cuestión es del tiempo y no de tiempo.   



Resultado de imagen de tulipan

Me pregunto qué sabe el bulbo de todo ésto, que lleva un año bajo tierra y no tiene reloj ni siente la luz ni el viento. O sí tiene, o sí siente. 
Dice la Leona, que es sabia para las cosas de la tierra y de los viejos, que no ha llovido suficiente y como empiece ahora a calentar, va a brotar todo a destiempo. 
Yo no sé de la tierra ni de los viejos, pero sí sé que brotar a destiempo es una putada y, en algún caso, una tragedia. 
Pero qué bonito está el tulipán, oiga.