Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2017

Julieta Venegas, me gusta toda ella.

Imagen
Me gusta toda ella. Cómo se despide, lo que más; también cómo llega y se entusiasma ella sola.

Me gusta cómo se duele, también si se pone caprichosita y remolona.

Me gusta un abrigo como de plumas que tiene, y el acordeón (¿os he dicho que mi bisabuelo tocaba el acordeón y yo también quiero?). Esos looks raros, y los peinaditos que se hace, ja. Los vídeos, todos en tonos pastel.

Parece apocada, seguro que es explosiva, excesiva y genial. Me tomaría unos tequilas con ella ahora mismo, pero ya.

He elegido esta canción, pero Eres para mí, Limón y sal, Me voy, Amor Platónico, Andar Conmigo... qué sé yo, me gustan todos.

Lo justo de mainstream, lo justo de mexicana, lo justo de chaladita, lo justo pa mí.



Pse, no creo, no creo que a mi padre le guste. Oye, que igual, sí, eh.


Lo mismo te echo de menos que antes te echaba de más.

Imagen
Me pregunto por qué gusta más un "te echo de menos" que un "pásatelo bien". Y como me pregunto en voz alta, pues va la gente y me contesta. He aquí algunas respuestas y sus conclusiones.
Llama la atención, en primer lugar, que casi nadie prefiera lo segundo a lo primero. A todos nos gusta más que nos echen de menos. A mí me parece que esto muestra las deleznables criaturas que somos.  Por más modernos esfuerzos que hagamos para abolir el amor romántico y el patriarcado y todas esas mierrrdas, aquí estamos, ansiando la angustia del otro por encima de su anhelo sincero por nuestro bienestar. Porque echar de menos es angustioso, tú lo sabes, yo lo sé. Que soy yo mucho de echar de menos y si da gustito es porque acaricia nuestro lado masoca. De modo que es de ser pelín sádicos regocijarnos en el hecho de que sea nuestra persona la causante de las angustias ajenas, no me digas que no.

Juanen no puede escuchar la expresión primera sin acordarse de esta canción. A mí me …