lunes, 8 de septiembre de 2008

Me hierve la sangre

¿Qué coño tendrá la sangre que, estando de por medio, la gente no es capaz de razonar?
Dicen que hay quien al verla se enajena, hay quien se marea, quien se excita, vomita... Yo lloro, compulsivamente, a chorro y sin poder parar. Por eso tendría que mantenerme alejada, pero la sangre es la sangre y, como la llevamos por dentro, no podemos escapar a su atracción. Así es, por lo menos por debajo y por encima de mi piel.