jueves, 9 de febrero de 2017

Little Wing



Conocí a uno que tenía la firma de Hendrix tatuada en el pecho, en el pectoral izquierdo, o en el derecho, ya no sé. Lo que más le había dolido era la x, que casi le rozaba el pezón. 
Le conocí dos veces y nos reímos muchísimo, las dos nos venía mal. Era muy exagerado, le gustaba a rabiar mi amiga la flautista. 
Hacía muchos años que no le veía, me lo encontré hace un par de meses: está más calvo, más gordo y  tiene una hija, me hizo reír igual o más.
Jimi siempre es un buen plan, da igual de qué humor estés.

A mi padre sí le gusta, sí; yo creo que le raya un poco pero sí, cómo no le va a gustar.

lunes, 6 de febrero de 2017

Es mi cuerpo.

Katarina Nedeljkovic

Es mi cuerpo confortable y rotundo.
Bajo la piel en calma bulle un mar de certezas.
Está socavado de abismos por los que asomarse a un negro brillante, de corazón púrpura.
Tiene puertas de entrada, que también son de salida; y solo se abren si aciertas a pulsar la aldaba correcta.
Es en ocasiones voraz, otras veces masa apática. Es fiera dormida, en parte fiera no nata.
Alberga cadáveres de células que un día fueron, y que por las noches murmuran secretos siniestros a los que no hago oídos.
Tiene partes blandas y mullidas, que sepultan aristas punzantes a los lados de mi barriga.
El olor del haz de mi piel tiene verbena y lavanda, el envés es miel amarga.
Son mis huesos poderosos, mis músculos pusilánimes. Libran pues los tendones una árida lucha, por eso a veces se cansan.
La sangre es vieja, recia y mezclada: olvidos, amores y muertes fluyen enérgicos; y un corazón que no conozco bombea sin tregua.
Es mi cuerpo confortable y rotundo.
Bajo la piel en calma bulle un mar de certezas.
Wendy Yartin