domingo, 30 de diciembre de 2007

Pinzas

Hoy me he dado cuenta al tender la ropa: las pinzas de mi casa son todas adoptadas.
Cuando mi hermana era pequeña mi madre le pagaba un duro por cada cinco pinzas rescatadas. Ella bajaba con una cestita y se colaba en la jardinera del patio interior de nuestra parcela (parcela es como se le llama a los bloques de pisos en mi barrio), canjeaba la cosecha y se gastaba los duros en el kiosco de Rufas (hasta hace muy poco su mayor gasto semanal lo hacía en ese establecimiento).
Mientras tanto mi madre hervía las pinzas para liberarlas de posibles bacterias malignas que infectaran nuestra pulcra colada y las almacenaba en el trastero en bolsitas de docena. En esa casa nunca se gastó un duro en pinzas, a excepción claro está de la recompensa de mi hermana.
A día de hoy aun hay pinzas en bolsitas de doce en el trastero de mi madre, y por supuesto en mi casa todas las pinzas son adoptadas: las de la ropa, las que cierran el pan bimbo y los paquetes de galletas.
Hoy, tendiendo la colada me ha dado por pensar qué otras prendas habrán sujetado esas pinzas antes de ser hervidas sin piedad, si habrán cerrado quién sabe qué clase de bolsas... Seguro que Luis Piedrahita ya ha reflexionado sobre todo esto, pero seguro que sus pinzas eran compradas.

Mi librera de cabecera

La tarde en que te fuiste se apagaron todas las luces de la librería, la librería que soñasteis juntos y nunca pudiste pisar. Estás en todos los rincones.
Ahora sobrevolarás el Campo Grande en ala delta mientras los pavos te echan de menos en primavera; o surcarás una sabrosa sopa de libros a bordo de un barco de vapor siguiendo a un viejo caracol con el cascarón hecho de cuentos, te vigilará de cerca un atento periscopio, y seguro que, por mar o por cielo, te acompañan alegres delfines.
Los niños de Valladolid nos quedaremos en la orilla viendo cómo te marchas, pero te seguiremos visitando en la moqueta verde de nuestra memoria, donde nos recibirás en invierno para abrigarnos y en veranos para darnos sombra con tus amorosas recomendaciones.
bajo tu mirada de gran angular todos teníamos algo brillante y especial, nos lo sacabas para devolvernoslo en forma de libro.
Buen viaje Carmela, siempre estarás entre las páginas de nuestros libros favoritos.
Las ilustraciones son de Hebe Gardes, son bonitas y acompañan.

domingo, 23 de diciembre de 2007

TEJADOS

Están ahí siempre. En las pelis americanas la gente se sube a ellos para pensar, llorar, soñar, tramar. En la vida real están habitados por seres que en el suelo son vulgares, pero que ahí arriba son amos y señores.
Un día de éstos, cuando salgas a la calle y recorras el camino que todos los días te lleva a tu sitio, prueba. Mira hacia arriba y los verás. Querrás saber quién los habita. Querras vivir en una de esas azoteas con una gran terraza, te verás en verano tomando el sol y en invierno viendo llover o las luces de la ciudad. Querrás hacer una fiesta y plantar tomates en una jardinera.
Si tienes tiempo sube a la cafetería del Corte Inglés, en el piso más alto. Busca un buen ventanal y verás la ciudad como en una película. Si, es la misma de todos los días, pero tu ya no. Al menos durante un rato.
iza

viernes, 21 de diciembre de 2007

CONFRATERNIZANDO CON HIJOSPUTAS (LA PELÍCULA)


No sé si todos habéis tenido el inmenso placer de acudir a un "vino español" de esos que se dan en las empresas/organismos el viernes antes de navidad. Llega el jefe supremo, da un discurso sobre el maravilloso trabajo que hace posible que tal y que cual y que pascual, y todos le aplauden mogollón; pensando "a ver cuándo echan a este hijoputa de aquí". el vino no entiende de clases, pero sí el proletariado, y es digno de ver cómo ordenanzas y señoras de la limpieza se ponen una mesita aparte con sus platines separados, mientras que ingenieros, políticos y despacho-moradores en general ocupan el centro con sus barrigas, rodeados de las putazas de las secretarias de dirección. Es el apartheid de los pinchos, propiciado más por los que se sienten menos que por los que se sienten más, complejos peores que los de Portugal. Cuando eres de abajo pero te has colado arriba, sólo te queda una opción: beber como una cerda y ligar con todo el mundo. Marx no lo sabía, pero la tesis es una croqueta, la antítesis el jamóm y la síntesis el vino; y el fin de la historia llega borracho y en pelotas. O a lo mejor sí lo sabía, pero no se había inventado la lotería de Navidad. SARATUSTRA

lunes, 17 de diciembre de 2007

NOS GUSTA PASAR MIEDITIIIIS

Donde otros siguen tu guías, donde hay oscuridad tu ves luz.

¿Hay algo más inquietante que lo que un ciego ve? De lo poco interesante, que no novedoso, de la peli que están echando esta noche. Por lo demás, parafernalia de la buena y el rollo de siempre (no por rollo menos cierto): los que mandan manejan el miedo pa que no nos salgamos del tiesto. Así es la vida.
Por cierto chatis, hace mucho que no nos marcamos un buen agua con pelos, ya va siendo hora de que estrenen una güeni güeni. Mientras tanto hermana ¿por qué no sientas en tu blog al niño delante del charco?, ¿has olvidado las noches de terror villafranquinas?, ahí hay una buena historia, que si hombre que si.

domingo, 16 de diciembre de 2007


Nunca he sabido si eres de mar o de cielo. Me parece que no lo voy a saber nunca, porque cuando una sonrisa, siempre siempre fugaz, se desvanece en tu cara los indicios son contradictorios: en tu boca es líquida y en tus ojos brillante. ¿De mar o de cielo?. Pfff, ni idea.
Siempre he sido mucho más grosera en tus descripciones, hoy me ha dado por ser poética, que mas da, creo que contigo nunca acierto...
Y, en otro orden de cosas, qué precioso álbum ha hecho mi compañero (lo digo con un orgullo que te cagas) Pablo Albo. Para regalar estas navidades a quien te ilumine las noches o los días.

sábado, 15 de diciembre de 2007

PLEASE SPEAK ME SLOWLY

¿Que nos está pasando con las rubias, amigas? Se respira cierta acritud en el ambiente: despotricamos contra Kira Miró y contra la anónima novia del abajo descrito... ¿serán las mechas lo que nos jode, o serán sus novios macizos? mmm.
Yo no debiera ensañarme, cuando sea viejuna y las canas se hayan apoderado definitivamente de mi cabellera terminaré sucumbiendo, lo se. Es mi sino, el rubio me sienta bien (y si no acordaos de mi despedida de soltera) y los colores oscuros endurecen y avejentan las facciones.
Ser o no ser rubia. Como dice Donatella Versace (que no se si está más chalada de lo que parece o parece más chalada de lo que está): "Ser rubia no es sólo tener un color de pelo, es una forma de ser y una cuestión de gusto". Y por si Donatella no os parece suficiente argumento de autoridad, he leído en una revista. "El rubio es el color de la conquista, es un clásico de la seducción. Mitad ángel mitad demonio, el rubio resurge de sus cenizas para arrasar como tono de moda".
Pronto seré una de ellas, y puede que haga como tu, Sara; pediré una ayuda gubernamental basada en el siguiente razonamiento de peso: si un transexual es un hombre atrapado en un cuerpo de mujer o viceversa y por ese motivo el ministerio de sanidad debe hacerse cargo de sus operaciones correspondientes, ¿qué ministerio debe hacerse cargo de tus gastos de peluquería, que eres una pelirroja atrapada en un cuerpo de morena?.
En fin, seguiré unos añitos más con mis discretas mechas color chocolate, aunque solo sea pa poder seguir criticando agusto a las rubiasss.
Criticad malditas, criticad.

martes, 11 de diciembre de 2007

La máquina de coser de mi abuela Eladia



Nunca vi a mi abuela Eladia cosiendo, ni a mano ni a máquina. No me acuerdo de muchas cosas suyas, la verdad. Creo que es porque mi hermana se acuerda aun de menos.

El caso es que ahora que lo pienso ni siquiera se si la máquina era suya. Pero el caso es que me acabo de acordar de la máquina. De los cajones de la máquina más concretamente. Uno a cada lado de la mesa esa que tenía. Largos y muy estrechos. Con olor a aceite rancio.

En las aburridas horas de las siestas estivales eran todo un entretenimiento. Siempre había cosas interesantes: hilos, botones que te hacían soñar con prendas de ropa (y con sus dueños imaginarios y antepasados). Piececitas de plomo pertenecientes a quién sabe qué artilugios. Cajitas de lata con dibujitos de señoras antiguas en la tapa y algodones dentro. Monedas oxidadas con gente que no era el rey Juan Carlos. Papelitos amarillentos escritos con letras rizadas. Burruños de trapo de donde salía el olor ese a aceite rancio.
No me acuerdo de más, pero cualquier día tiro del hilo y me sale una sorpresa de uno de esos cajones, seguro.

MISCELANEA PARA UN MARTES

Esta bueno el macarrilla de los Gominolos esos ¿no? Y Kira Miró, ¿lo hace mal o es envidia cochina de lo buena que está también? La serie es una peste.

¡Otro rimel nuevo de propiedades inverosímiles!: Clubber, el rimel a prueba de fiesteras... a las 10 de la mañana en Pacosuarez querría yo verlo.

No lo creeréis, pero me he pasado el día batallando con un montón de dragones bi y tricéfalos, ordas de guerreros bien armados y algún unicornio despistado... agotador y real, muy real.

Nada como una manzana para paliar las ganas incontenibles de cenar algo abundante, salado y grasiento, antes de un vaso de leche con colacao y bien de galletas.

Que agradabilísima sorpresa Sara, un par de post más y se me quitan las ganas de pirarme al Myspace ese de los cojones.

Cuando supe que existía usted... señora...


Ay Dios mío! Cuándo empezamos a ser señoras? Es algo que elegimos? cuando empiezas a pararte en los escaparates de las joyerías y piensas "uy, pues esos pendientitos de oro que van con todo, no están nada mal" o cuando un traje te parece lo más cómodo del mundo ... en algunos casos es peor, porque hay un desfase entre tú y tus amigas... ese momento de bolso nuevo de tu amiga jaleado por todas, cuando dices "mi bolso también es nuevo", y pasa como una de esas bolas de paja de las pelis y miras tu bolso y te dices con voz pequeñita "es muy práctico...".

Es el ansia de status. Un día nos da por distinguir perfectamente la textura de los cosméticos caros, al día siguiente nos vemos corriendo por el metro aunque no tengamos prisa y comiendo con otras amigas trentacas en platos enormes y cuadrados; y nuestra vida va trenzando las exposiciones de Pollock con las pasadas nocturnas y con las bodas y relojes biológicos. A esto los niuyorkers le llaman "Bohemian Bourgeoisie", abreviado "BoBo", que pa ellos no suena a nada pero pa nosotros es muy descriptivo. Cada una llega como llega, pero esto es como el libro ese tétrico que me enseñó Isa esta mañana: un día te estás comiendo los mocos, y al siguiente, te resuenan los tacones.

domingo, 9 de diciembre de 2007

YA NO SOY MODERNA

Vengo corriendo, abro el blog y digo ¡CASA!
Uf, que vértigo me ha dao el Myspace ese de los cojones... cuantas preguntas, cuanta gente mirando, qué indiscreción. Con lo bien que se está aquí solica, sin nadie mirando... Mira que una trata de ser moderna y eso, pero madre mía, no es fácil, no. Y yo que pensaba que estaba a la última con mi blog... no somos nadie y menos en pelotas como dice el señor García.

lunes, 3 de diciembre de 2007

domingo, 2 de diciembre de 2007

MATRIMONIADAS vs ALSALIRDECLASE, ¿Qué habéis hecho el fin de semana?

Nos piramos las clases y estuvimos desde por la mañana en la fiesta de arquitectura de botellón, unas risas: las coñas de la biblioteca, los exámenes, que vamos a hacer en nochevieja... Luego salimos por el Portu y terminamos en Bagur con los de mi clase. Y el domingo fuimos a ver una peli en casa de un amigo que sus padres estaban en el pueblo, de tranquis.

Pues salimos con otro matrimonio a tomar unos vinos por la Rondilla. Y luego a tomar una copilla al centro, ya sabes. Mu bien, hablamos de lo caro que está todo, de las cenas de navidad de la empresa, los hijos y eso. Y el domingo, pues nada, una reunión de la comunidad de vecinos, luego la siesta y los resúmenes de los partidos.