Se ha muerto Bowie.



Él se muere y nosotros nos hacemos un poco más viejos.
Conste, en primer lugar, que no todo lo suyo me gusta, de hecho hay cosas que me horrorizan e, incluso, me sacan de quicio.
Pero ésta canción me gusta mucho, ya me gustaba antes de saber que me gustaba.
Fue la que me hizo entender que mis mayores también eran personas sensibles, y que tuvieron juventud. Ya se, parece una obviedad, pero cuando se es niño resulta todo un descubrimiento.

También me recuerda a Coque y a Zapa en aquellas sesiones donde apurábamos los licores de los mueblebares de nuestras familias, y poníamos a prueba la paciencia de los vecinos y las cuerdas de nuestras guitarras.

No puedo olvidar el viaje a Holanda con Henar, en particular la experiencia mística que vivimos en lo alto del pirulo de Rotterdam (la Space Tower del Euromast).
Estábamos cansadas, muertas de hambre y empapadas hasta los huesos, pero hasta los huesos de verdad. Como también teníamos muchísimo frío, nos subimos al pirulo porque tenía calefacción; no sin antes tratar de secarnos los pies en un secador de manos, lo cual, si no lo habéis probado, resulta harto complicado. Estábamos solas en el interior de la Space Tower, una cápsula circular, todo oscuridad, que asciende por el pirulo del Euromast como si fuera un ascensor. Al llegar arriba (185 m de altura, a alguien que vive a ras de suelo, impresionan) las compuertas se empezaron a abrir dejando al descubierto una inmensa cristalera. La cápsula giraba sobre su propio eje mientras sonaba a todo volumen el Space Oddity. Nuestras risas bobas enmudecieron y se nos pusieron los pelos de punta.
De lo que pasó después no me acuerdo muy bien. Sí se que cuando bajamos seguía lloviendo a mares, y que en ese viaje pasamos mucho, mucho frío. También se que alguien debió haberme dado un empujoncito para irme a vivir allí una temporada cuando tuve ocasión, y que hoy, que te todo hace 20, no puedo evitar hacerme de vez en cuando la absurda pregunta de ¿qué hubiera sido de mi si...? Muy absurda.

Da igual, Bowie se ha muerto y eso pone triste a todo el mundo. Y yo, que tengo un lunes tonto, muy tonto, me acuerdo de esto que cuento,  pero también de la maravillosa versión de los Hermanos Calatrava.
Por si sabe a poco, si tengo que elegir otro temazo de Bowie, me quedo con Young Americans.
Se murió el rey de los Goblins, que la tierra le sea leve, pues.
(Sí, esta canción le gusta a mi padre)


Comentarios

Jorge Consuegra Herrero ha dicho que…
El pirulo de Amsterdam!!
Me ha llegado al alma.
Me imagino a un señor apellidado Amsterdam, una leyenda en ciertos círculos cinematográficos del centro europeo. Muy coleccionables todas sus obras.

Entradas populares de este blog

Yo desnuda gano mucho.

PATRIA, Salón Erótico, opiniones diversas.

Cosas tontas que me joden un huevo.