Querido diario:


Llevo casi una semana sin descansar. Mañana por fin no curro.

Anoche estuve hasta las 11 metiendo libros cubiertos de polen en cajas, esta mañana me esperaban las mismas cajas para vaciarlas de los mismos libros cubiertos del mismo polen, menuda tontuna. Cuando dije en la entrevista de trabajo que me gustaba mucho trabajar con libros debí explicarme mal... En fin, ¿he dicho ya que mañana no curro?

Mi marido ha salido de fiesta y me ha dejado la nevera llena, venga, me voy a tomar una cerveza. Como a Enjuto Mejamuto en el peor día de su vida, no me funciona el ruter, así que aquí estoy, sentada en mi alfombra de las Alpujarras y enganchada a un cable hasta se me acabe la batería del portátil y tenga que decidir entre en un cable u otro, así es la vida. Menuda estampa, con lo que pesan los libros y lo que me duele la espalda... para cuando se termine la dichosa batería me dolerá también el culo.

¿Os he dicho que mañana no trabajo? ¡Viva San Pedro Regalado!, ¡Viva el ruter inalámbrico!, ¡Vivan las traspaletas y los almaceneros!

Comentarios

Entradas populares de este blog

Yo desnuda gano mucho.

Celebremos, que se cumplen 10.

A veces uno se enamora...