Qué grande es el mar



Qué grande es el mar. Tanto que a veces una se ve tentada a dejarse secar en la orilla por no poder abarcarlo.

Remojas los dedos de los pies y, aunque está frío, decides sumergirte. Pierdes pie y ganas miedo. Te asaltan dudas: pero si yo soy un bicho de tierra, qué hago aquí dentro, quién me manda...

Te cruzas con seres de escamas brillantes que se mueven con gracia, con minúsculos transparentes que parecen despedir luz, con algún oscuro siniestro.
Intimidan tanto unos como otros. Y me siento pequeña. Pequeña, torpe y opaca.
Aunque estoy segura de que yo también tengo algo brillante dentro, por eso puedo ver destellos entre la tiniebla del fondo marino... pero yo también quisiera brillar. O no. Puede que entonces no pudiera volver a la orilla.

Enseguida me canso, o me asusto, y me abandono a la orilla. El sol también brilla. Y da calor. Y la arena acaricia en contacto con la piel... mmmm...

Vaya, otra vez volveré a quedarme dormida, seca, al sol, soñando con los destellos húmedos y resbaladizos de los fondos marinos.
Las mariposas del placer han revoloteado ansiosas. Y yo me pongo nerviosa. No me da tiempo a disfrutar de todo... por eso hoy prefiero dormir. Mientras, dejaré que las olas más fuertes me salpiquen con gotas doradas, de esas que brillan al sol.
Puede que hoy también sueñe con estrellas de mar que ya tienen dueño.


Comentarios

Provincianas ha dicho que…
Q profundidad en tus palabras, para una chica de secano como tu!
viva el páramo!!
PAULA ha dicho que…
Mmmmmmmmmmmmmmmm. Qué rico!
Los domingos me gusta asomarme a las ventanas.
Me hace sentirme más cerca de los que quiero.
Enhorabuena por tu blog.
Un beso.
Paula
BoraBora ha dicho que…
que bonito!
quee bo-ni-to!
queee booo-niii-too!
iza ha dicho que…
hijas, da gusto...

Entradas populares de este blog

Yo desnuda gano mucho.

PATRIA, Salón Erótico, opiniones diversas.

Cosas tontas que me joden un huevo.