Bambino, por siempre.



No me digáis que no es un exceso, un temazo de todos los tiempos, con una interpretación soberbia que una quisiera imitar desde las entrañas. 
Casi dan ganas de tener desengaños para llorarlos con Bambino, de llevar una vida de tormento y anfetaminas por los burdeles del Madrid de mediados del siglo pasado.
Yo me lo pongo mucho para cocinar, pero sin abusar que luego se me agria el caldo.
(A mi padre no le gusta, pero está dispuesto a asumir que es un grande, eso sí.)

Comentarios

Provinciana ha dicho que…
Se parece a Handry
Alejandro Antoraz Alonso ha dicho que…
jajajaja...
Handry no es tan arrebatado, pero le reconozco un "aire".

Entradas populares de este blog

Yo desnuda gano mucho.

Celebremos, que se cumplen 10.

A veces uno se enamora...