Yo salí una noche con CpuntoSpunto.

León siempre es una buena opción. Y no lo digo porque mi hermana sea de allí, que también.

Hasta que no vea a las chicas echando talco en el suelo para bailar, no paro.
Ahora que por fin he catado el Purple, tengo más motivos para decir que esa ciudad es un triunfo. Pero, además, hay otra razón. Es verdad, no es una razón muy alta pero sí de peso. De peso específico.

Pasaron muchas cosas esa noche. Y otras que no pasaron pero pasan.  
De algunas no me acuerdo, otras me las vendrán a recordar. 

Pero de lo que ya no me puedo olvidar es de que, aunque no estudié en su promoción, yo salí una noche con CpuntoSpunto

Ahora necesito volver a verle pero, por favor, que no sea antes de 8 o 10 meses, menos es más. Es un personaje singular. 
Primero me hablaron de él y, de inmediato, me entraron ganas de ponerle cara y cuerpo. La reina recia del barrio del MUSAC fue la primera en mentarlo; ella solo adora o detesta, y a CpuntoSpunto, por supuesto, lo adora.
Enseguida se me logró conocerle en persona, no hizo falta esperar mucho. 

Lo mío con este lugar es idilio de verdad.
Lo encontramos sobrio en un bar, el mismo en el que mi Pro se lo había encontrado un año antes. Cháchara amable, desbocada y en cascada, pero con mirada atenta e inclusiva. Ya si eso nos vemos luego, dijo, y si no, nos llamamos y nos buscamos. 
Horas más tarde, nos encontramos sin necesidad de llamarnos, y sin buscarnos. Ya no estaba tan sobrio, sí mucho más cariñoso, sin llegar a ser baboso. Nosotros vamos aquí, ah, pues nosotras íbamos allá, pues luego nos llamamos y si no, nos buscamos, dijo otra vez. 
Horas más tarde (las horas en el barrio húmedo vuelan y empapan) nos buscamos y no nos encontramos. Nos llamamos y no nos localizamos. Hasta que, ya sin buscarlo, de nuevo nos topamos. 

Al rededor de CpuntoSpunto pasan muchas cosas, y eso era justo lo que a nosotros nos hacía falta en ese preciso momento: que pasaran cosas. 
A partir de ahí la noche se transformó en una sucesión de capítulos a cuál más disparatado, cada tanto trufados con desternillantes flabacks al pasado universitario de los protagonistas: CpuntoSpunto y mi Pro, que hicieron desfilar ante mí a sus secuaces pintamonas, gentes amigas de maquetas, volúmenes, caballetes y disolventes. Cada uno iba prologando al otro en la introducción de los diversos saltitos temporales, hasta que la visita narrativa al pasado se veía interrumpida por un baile frenético, la aparición estelar de algún admirador de CpuntoSpunto, o un suceso disparatado de los muchos que acontecieron esa noche. Sí, puede que este párrafo resulte confuso, la noche, por momentos, lo fue, pero tan divetida...

Con las mangas de su chaqueta de lana y con su frente despejada, CpuntoSpunto limpió las barras de algunos bares. Por dos veces tratamos de recomponerle y vestirle para meterle en un taxi rumbo a su cama. Pero CpuntoSpunto es capaz de pasar de la seminconsciencia a la plena lucidez como un Ferrari, de cero a cien en tres segundos.
Una vez recompuesto incluso fue capaz de socorrer y sermonear a unos jovenzuelos al borde del coma etílico, llamar al 112 y hacerles jurar que aprenderían de la experiencia; para volcar de nuevo él mismo en la barra del siguiente local.

Lo mismito, lo mismito este estudio que aquél, maaadrededios.
También trató de sacudirle las pelusas de los pantalones a algunas féminas; CpuntoSpunto, no me toques el culo, hubo que decirle en un par de ocasiones. Pero como es un tipo carismático, bailoteó con el mismo entusiasmo a cincuentonas peliteñidas fans de los Quijano que a jovezuelas perreantes vestidas con tops imposibles en el enero leones. Porque CpuntoSpunto las baila, eso es así.

CpuntoSpunto es un ser mítico, mitiquísimo. Pero de los de verdad, por eso me permito esta licencia lingüística que a mi Pro exaspera.

Siento no ser más excelsa en mi crónica, pero a CpuntoSpunto hay que vivirlo en carnes propias, y gracias a la reina recia del barrio del MUSAC y a mi Pro, hoy puedo jactarme de que yo salí una noche con CpuntoSpunto
No descarto repetir. 

Comentarios

Provinciana ha dicho que…
Te pillas un barco y en seguida llegas a León.

Entradas populares de este blog

Yo desnuda gano mucho.

Celebremos, que se cumplen 10.

Cosas tontas que me joden un huevo.