lunes, 17 de abril de 2017

Java

Y yo pensaba que Java era una isla, ya ves. Hasta que apareció en mi pantalla un día dando por el saco.
¿Quién eres?
¿Quién te envía?
¿Para qué coño sirves?
¿Desde cuando estás ahí?

Y, te presentas así, a estas horas, con un café humeante que no es para mí.



No hay comentarios: