Ruidos que me gustan.

No es una oreja, es una seta y se llama auricularia judae.

El aspersor sobre el capó del coche.
Los pelotaris calentando en el frontón.
El estallido de las palomitas de maíz en la sartén, que se parece asombrosamente al anterior.
La risa de mi hermana.
Las olas rompiendo en las piedras de la playa de Los muertos.
El borbor del arroz a media cocción.
El descorche del champán de la Madrina.
El chirrido seco y metálico de la reja de mi jardín.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Yo desnuda gano mucho.

Celebremos, que se cumplen 10.

A veces uno se enamora...