Un día cualquiera, un rey.

La promesa del verano está a punto de convertirse en losa. No se por qué lo ansiamos tanto.
Fuera hoy están coronando un rey, todos andan muy entretenidos, yo no me entretengo con nada.

El rey y el mar. Heinz Janisch 

Esta mañana alguien vino a refrescarme la memoria adolescente, esa que de no usar tengo entumecida. Será la pieza que le está faltando a este puzzle.

Entre las caracolas y las conchas, una calavera desgastada por el mar.

Ese polvo que acumulan las guitarras por debajo de las cuerdas da cuenta de los jardines abandonados y las horas vendidas al sofá.

El pequeño rey de las flores. Kuêta Pacovská


Tic, tac, tic, tac, tic, tac. Tic, tac, tic, tac, tic, tac.






Comentarios

Entradas populares de este blog

Yo desnuda gano mucho.

Celebremos, que se cumplen 10.

Cosas tontas que me joden un huevo.