Mano

Imagina que una vez tuviste seis dedos en una mano.
Imagina que esa mano te hacía sentir, te dolía, te acariciaba, te curaba, te daba tortos si era menester.
Imagina que un día te amputaron el sexto dedo. Tu mano quedó tan bonita con sus cinco dedos. Te hacía sentir, te dolía, te acariciaba, te curaba, te daba tortos.
Imagina que, tiempo después, viste por ahí a tu sexto dedo. Ya no era de tu mano, no se sabe si era de otra, pero no era de la tuya. Entonces el muñón continuó doliendo. Y digo continuó porque siempre había dolido.
Imagina que esta noche hay casi luna llena y no puedes dejar de pensar en tu sexto dedo. Imagina.
Pues no es el caso.

Comentarios

vaderetrocordero ha dicho que…
Pues enhorabuena. Eres libre del deseo de tu dedo.
iza ha dicho que…
Ya, se dice pronto Sr. Cordero.

Entradas populares de este blog

Yo desnuda gano mucho.

Celebremos, que se cumplen 10.

A veces uno se enamora...