Cosas que quiero para mi cumpleaños.

Contra el vicio de pedir está la virtud de no dar. Lo demuestran los post de mis anteriores efemérides.
Pero a mí me da igual, no cejo en mi empeño y yo sigo pidiendo.



Quiero ir a la Tate a ver la exposición de Georgia O´Keeffe, o, venga, al Guggenheim a la de Bourgeois. Si quieres, me llevas a las dos.
Quiero una sudadera roja como la de Ellen Page en la peli Hard Candy. Telohedichoya.
Quiero volver a la esterilla de Jorge Ru. O que me digas dónde hay otro como él, que me haga doblar el lomo y hartarme de reír. No lo hay.
Que empiecen ya mis clases de pandereta. Y que me de tiempo a no perderme ni una y no me pese la conciencia por ir.
Quiero escuchar lo que se oye por las calles de Nápoles.
Quiero tener en mi casa la peli de Vampiros en la Habana. Me la grabas o como tú veas.
Y cambiar los muebles de sitio y pintar la pared.
Una amapola en el brazo izquierdo, pero ya, que me hago vieja y luego no mola.
Quiero ochocientas canciones grabadas en mi pincho insaciable del diezmil gigas, Y horas de coche para quemarlo en la carretera. Y que no se me cruce ningún jabalí.
Que mi excobloguera se vuelva a vestir de conejita cualquier día, así porque le da la gana. Y si hace falta yo, que no sé coser, aprendo y le coso la cola, pero que vuelva a ser efervescente, joder.
Un chal de amor de esos que teje la sirena del norte. Como ella quiera, sabrá si le dices que es para mí. Pero que tenga poco fleco y mucho rojo.

Ya, ya se qué es todo muy exigente y con un tono muy maleducado, que me merezco un torto por caprichitosbenito, pero hija, que en este blog son todo mentiras, qué más da. Pídete tu algo, jaaa.

Por cierto, para la fiesta sorpresa que me pedí el año pasado, ya vais tarde, así que si eso ya me la organizo yo. Ya te llegará la invitación.

Ah, y también quiero la Caperucita de Beatriz Martín Vidal. Pero no la de Oxford, no, la otra, la que es jodida de encontrar.




Comentarios

Entradas populares de este blog

Yo desnuda gano mucho.

Celebremos, que se cumplen 10.

A veces uno se enamora...