La hora crítica


He comprobado que la hora buena de comer son las 12:30 del medio día. No para mí, sino para cualquier humano que amanezca a una hora entre las 6:30 y las 8:30 y desayune un café con leche y algo para untar o similar. 
Y si no se come al rededor de esa hora, al llegar las 14:30 uno se convierte en un monstruo y ya no hay solución. 

Como cuando te va a bajar la regla o está la luna llena al caer, entras en furia y puede ser que tardes mucho en reconocer por qué. A lo peor, para cuando repares, el desastre será ya irremediable: te habrás peleado con todo el mundo, le habrás arruinado el día a tus congéneres o habrás tomado una decisión drástica sin necesidad.

Y todo por la puta glucosa. Así que, por el amor de dios, almuercen o, al menos, tómense un café.

Comentarios

Provinciana ha dicho que…
Yo a estas horas no se si tengo más hambre o más mala ostia
iza ha dicho que…
¿Ves?, lo mismo es.
mEsther de juglaría ha dicho que…
O levántense más tarde, otra solución válida y gustosa! :)
mEsther de juglaría ha dicho que…
O levántense más tarde señorea, otra solución válida y gustosa! :) que no siempre posible, I know!

Entradas populares de este blog

Yo desnuda gano mucho.

Celebremos, que se cumplen 10.

A veces uno se enamora...