Domingo sin paella y sin plancha

Termina un domingo sin paella. Puede que uno de los domingos más domingos del año: el último día de agosto. Menos mal que siempre me gustó septiembre.

Hoy estoy con el protagonista de Tokio Blues: habla mucho de los domingos, los emplea en leer, hacer la colada y planchar. Yo leo, hago la colada pero no plancho; e igual que el mocete del libro, los donimgos "no me doy cuerda".

Eh, ¡y ya llevamos un año con esta ventana abierta! Puf

Comentarios

La sonrisa de Hiperión ha dicho que…
Enhorabuena pr el añito de ventana abierta....
Saludos

Entradas populares de este blog

Yo desnuda gano mucho.

Celebremos, que se cumplen 10.

A veces uno se enamora...