Vampiros en la Habana

Por aquél entonces los vampiros no eran como los de ahora, que en vez de chingar subliman sus instintos sobrevolando bosques como imbéciles. La tele tampoco era la misma y, desde luego ni los padres ni los maestros se parecían en nada a los de hoy, al menos los que yo tuve la suerte de tener. De no ser así, no habría modo de explicar el impacto que esta peli produjo en las vidas de los niños de mi clase, pasamos largos recreos jugando a ella en el colegio con rejas en el que nos encerraron tras años de vida salvaje. Inventamos una canción sobre sus personajes que aun me sorprendo tarareando de vez en cuando.

Ahora la veo y entiendo algunas cosas, otras no... pero qué más da. Te la recomiendo, y no se si a tus hijos también.

Comentarios

vallisoletano ha dicho que…
Hijademamáquierosermodelna: me he puesto como seguidor de tu blog. Sólo incentivarte a que cuelgues más a menudo. Es importante la palabra.
HombreRevenido ha dicho que…
Jajaja, qué grande.

Esta película también produjo un revuelo notable en mi clase, acuñó nuevas expresiones y nos impactó mucho, cierto. Estos vampiros, con sus vicios (tan reconocibles), nos prefiguraban.

Los niños de ahora no se asombran con nada, nada les abofetea, y claro, se creen muy listos y se vuelven rancios.
vaderetrocordero ha dicho que…
Yo es que era muy tonto y aquello me escandalizó un poco. Y eso que venía criado con la bola de cristal!
Provinciana ha dicho que…
Realmente sobrecogedor...

Entradas populares de este blog

Yo desnuda gano mucho.

PATRIA, Salón Erótico, opiniones diversas.

Cosas tontas que me joden un huevo.